Testimonio de Isaac Valer* sobre el proyecto LAVAPERU

Entré a LAVA PERU casi sin darme cuenta y lo que pude observar fue la disposición de sus miembros a HACER más que solo a llenarse la boca de diagnósticos de una realidad sobrediagnosticada. Ya van a ser casi dos años desde que entré a LAVA PERU y en este tiempo pude apoyar en talleres realizados en Lima y sobre todo en mi tierra natal, Ayacucho (que es donde radico). El primer taller (2015) en cuya organización participé fue llevado a cabo en el Instituto Pedagógico Privado “El Nazareno” de Huanta. El segundo taller, el de este año, fue llevado a cabo gracias a la institución anteriormente mencionada y a la Universidad San Cristóbal de Huamanga (UNSCH) cuya relevancia histórica para el Perú es ampliamente conocida. Dentro de LAVA PERU me considero básicamente un articulador: mi rol hasta el momento ha sido de gestión y de conectar gente y tratar de que LAVA PERU amplíe sus vínculos (o tejidos, como le llamarían algunos de los otros miembros). Me encantaría también ser un aportador de ideas, pero siento que aún me falta bastante para ello. Asimismo, tengo que indicar que un punto fuerte de LAVA PERU es su apertura: no es un grupo con una cabeza que ordena a sus miembros qué tienen que hacer y/o decir (aunque siempre hay miembros más entusiastas que otros).

No obstante, debo señalar que, como en toda agrupación, existen puntos débiles. Uno de ellos es el tema administrativo: en LAVA PERU percibo una visión un tanto romántica de las cosas que impide que ésta halle su camino como organización para que se haga autosostenible y los integrantes no tengamos que padecer de la falta de recursos económicos para llevar a cabo los diversos proyectos. En tal sentido, percibo que LAVA PERU tiene en esencia su corazón de poeta pero le falta su lado frio, calculador y, por qué no, neoliberal que termine por aterrizar el proyecto en cifras. Y necesitamos miembros con ese perfil.

En la imagen, Isaac Valer en un taller de pedagogías poéticas. Isaac es licenciado en Literatura Hispanica por la PUCP y profesor de literatura e idiomas.