Sobre opinar sin tener opinión propia por Carlos Chávez*

Es interesante como muchas veces las personas nos burlamos de personajes sabiendo poco o nada de estos. Es interesante como el mundillo intelectual y académico tiene tal fuerza sobre nosotros que nos supedita a inclinarnos hacia algo o alguien por su valor en la academia, por su supuesta erudición en un tema al poseer maestrías o doctorados, o la neurosis epistemológica de someterlo todo a una rigurosidad estadística métrica, separando todo lo no medible y negando su existencia por omisión en sus pulcros análisis. De la misma manera nos somete a alejarnos de aquello denominado pseudointelectual o superficial sin siquiera conocerlo y formar una opinión personal de la misma, cayendo en un simplismo cuando se muestra una opinión al respecto.

Estas prácticas suceden mucho en los estudios y reflexiones de las carreras de humanidades, las cuales compartimos y llegamos a repetir sin siquiera conocer (me incluyo). Hace poco estuve escuchando el único disco del músico argentino “Tanguito” (1973), gran disco dicho sea de paso, y después de escucharlo me vino una pregunta: “¿Qué opinión tendrán mis amigos del Facebook sobre estas canciones?”, a muchos les encantó una canción llamada “tango feroz” y otra llamada “Presente”; luego me pregunté “¿Qué opinarán de Paulo Coelho?” “¿Lo habrán leído?” (Yo no lo he leído) “¿Por qué es objeto de burla permanentemente?”, “¿la gente que se burla de él lo habrá leído?” “¿Lo habrá entendido?”, “¿serán justos los muchos memes que giran en torno a su supuesta superficialidad en cuanto a sus ideas?”, la mayoría me dijo “Es el Arjona de la literatura” o “es superficial”, y curiosamente la gran mayoría no había leído absolutamente nada de él, se sinceraron al decir que ciertamente no conocían nada de él, que solo repetían lo dicho por otros.

Además es interesante como creemos que este poder de estereotipar a alguien como algo bueno o malo es un poder instalado y ejercido de afuera, desde los medios de comunicación o grandes instituciones poderosas, cuando podríamos ser nosotros, y en efecto lo somos, los que ejercemos ese poder entre nosotros mismos de tal manera que limitamos nuestra visión a la opinión de la óptica académica. Es importante rescatar el planteamiento de Foucault sobre la normalización de nuestras prácticas, el cómo nuestra intuición de atribuir el poder a la sexualidad o a las grandes empresas es destruida cuando, afinando más la visión, nos damos cuenta que el poder se manifiesta en los ámbitos y de las maneras menos pensadas, y nosotros terminamos siento sometidos (o sujetados) por nosotros mismo relacionándonos con una sola visión de las cosas, sometiéndonos a la idea de “intelectual” que circula en espacios como las redes sociales, esto pasa debido a que no pasamos de pensar al poder como algo que reprime a algo que busca normalizar, en este caso se buscaría normalizar ideas como: “Coelho es para para tontos”, o “si te gusta Coelho eres superficial”, esta idea normalizada nos somete a no acercarnos y conocer quién es este señor.

Nos limitamos a una óptica que ningunea a personajes como Coelho, sobre quien los medios de comunicación, por lo menos los peruanos, no declaran ni opiniones negativas ni positivas, lo cual los libera de su influencia en su uso del poder sobre este tópico. Nos dedicamos a crear memes y burlas con el fundamento de otros, o en la mayoría de los casos sin fundamento, solo con el abanderamiento del “buen gusto”, ya que si compartes un meme de burla sobre Coelho o Arjona y además pones una foto de los Beatles como tu foto de portada serás considerado alguien intelectual. Luego de escribir este artículo me animé a ver un documental de Coelho y pronto lo leeré y me construiré una opinión personal del mismo, o puede que no lo haga, pero será por decisión propia.

*Carlos Chávez es licenciado en Psicología (Universidad de Lima), psicoterapeuta humanista existencial y logoterapia (Asociación Peruana de Análisis Existencial y Logoterapia), terapia gestalt (Centro Gestáltico de Perú); terapia gestalt relacional (Pacific Gestalt Institute. EE. UU.) y psicología analítica arquetípica Jjnguiana (Sociedad Uruguaya de Psicología Analítica).